Mayo.

Apapachos musicales para el corazón.

En mayo tuvimos nuestro gran concierto que nos trajo muchas satisfacciones, pero sobre todo nos cargó de energía para sobrellevar los difíciles eventos que a veces se nos presentan en los hospitales.

La Doctora Maravilla

nos muestra lo agridulce que pueden ser las visitas:
El día que la Dra Maravilla, la que huele a quesadilla, visita el hospital, tiene que hacer su ritual del no aseo: untarse queso y champiñones, dejar a su Tlacoyo y Quesadillo arrullados en un árbol, tomar su bata, alistarse para la aventura y volar con su capa. Aquel día era especial, pero ella no lo sabía, cuando uno va a los hospitales a visitar a los niños enfermos, te preparas para todo.
Como de costumbre, Maravilla saludó al personal de enfermeros y doctores, pidió los informes y allí le comentaron que el niño que visitaría estaba vulnerable; así que, tomó aire y se dirigió a la habitación, pidió permiso para pasar y el permiso fue concedido. 
Maravilla estaba allí respirando, improvisando frente al cuerpo quemado de un bebé de no más de 2 años, uno muy parecido a su Quesadillo. Ese día Maravilla estaba presente y empática, masajeando a la mamá de aquel pequeño, cantándoles la canción del cocodrilo… Cuando de pronto, la mamá soltó en llanto. Maravilla estaba ahí para abrazarla y contenerla pidiendo en silencio al universo que el dolor y la culpa desaparecieran de su corazón.

Después de un largo abrazo, platicaron y al voltear la mirada al pequeño, él sonreía. Maravilla se despidió, salió lentamente de la habitación. 

Ese día no pudo visitar más niños, emprendió el vuelo de regreso a casa y en el transcurso ella lloró inconsolable por todo lo vivido en aquel cuarto. 
Siempre que voy a un hospital me pregunto ¿quién transforma a quién?

Las historias, los momentos o las situaciones en el hospital son tantas, me siento aquí a escribir una visita, pensado en estos 9 años ¡qué difícil y conmovedor es! Como cuando voy al CRIT y puedo ver que Ángel por fin camina o que Ale ya habla, ver crecer a los niños, o recuperarse, son cosas que transforman nuestro interior. 

Gracias a todos los que me han permitido ir cada miércoles a transformarme para ser un mejor humano, vulnerable y disponible.

¡Concierto Apapachos Musicales!

¡Gracias a quienes nos acompañaron durante Apapachos Musicales! 
Los conciertos fueron todo un éxito, preparados con mucho cariño. ¡Estamos seguros que ustedes lo disfrutaron tanto como nosotros!
Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *